Con su textura crujiente por fuera y esponjosa por dentro, su intenso sabor a cacao y nueces y el dulce contraste del helado de vainilla es el postre perfecto para los más golosos.

¡No lo dudes!