/*modificada jose*/

Ternera o pollo: ¿cuál deberías elegir?

Orígenes

Hay una creencia popular instalada en la psique colectiva que tiene que ver con la idea de que la hamburguesa proviene del mundo anglosajón, concretamente de Estados Unidos, pero como su nombre sugiere, su procedencia original es Hamburgo, y fueron precisamente los inmigrantes alemanes en el siglo XIX los que introdujeron la hamburguesa primigenia, y las cadenas fast food y el marketing americano hicieron el resto.

En la variedad está el gusto

Una carta de hamburguesas debe contar con una variedad de carnes y toppings suficientes para suplir la demanda actual, que es muy heterogénea. La carta de hamburguesas suele girar en torno a dos carnes que copan el protagonismo casi en exclusividad: vacuno y pollo.

Diferencias básicas

Nutricionales

Nutricionalmente hablando el pollo y la ternera son muy diferentes. La primera pertenece a las denominadas carnes blancas y la segunda a las denominadas carnes rojas, que debe su nombre su color propiciado por la cantidad de mioglobina presente.

La grasa

La diferencia principal radica en el porcentaje de grasa, que es superior, por norma general, en la ternera. Decimos de forma general porque dependerá también en gran medida del tipo de corte. Para la elaboración de hamburguesas es imprescindible un mínimo porcentaje de grasa, dado que es un producto que requiere de jugosidad.

La grasas que se incorporan a la mezcla son saturadas, que en contra de las creencias populares, y a tener de los últimos estudios avalados por la comunidad científica, no resultan nocivas y en su justa medida podrían incluso traer beneficios para nuestra salud.

En cuanto a la calidad de la grasa del pollo podemos decir que es bastante similar a la de ternera, aunque como decíamos anteriormente se encuentra por norma general en un porcentaje menor. Podemos concluir con que el aporte calórico de la ternera será sensiblemente mayor a la del pollo.

Sensaciones

No hemos venido aquí a torturarnos por la cuestión dietética, ya que ambas carnes son una excelente opción si se trata de degustar unas hamburguesas en Madrid. La carne de pollo es menos sabrosa, en parte porque los lípidos hacen de salvoconducto para los sabores, y el pollo, al tener un porcentaje de grasa inferior, interfiere en la transmisión de gusto.

Aun así, la carne de pollo, correctamente aderezada, resulta exquisita, y resulta una formidable opción a la hora de elegirla como base de nuestra hamburguesa. En nuestro caso el pollo es campero, de corral, y lo compramos a pocos metros de nuestro restaurante, en el Mercadod e Antón Martín.

Por su parte, la carne de ternera, es más sabrosa, es la carne de hamburguesa por antonomasia, ya que equilibra perfectamente el conjunto y da como resultado un bocado exquisito. Con nosotros puedes elegir dos tipos de ternera: D.O. de Ávila o Black Angus Americana.

En Skyline diner, especializados en la preparación de hamburguesas en Madrid, contamos con una de los mejores productos de la provincia, y así lo aseguran nuestros clientes.